El exceso de grasa corporal contribuye a elevar la presión arterial .La reducción de peso disminuye las cifras y aumenta el efecto hipotensor del tratamiento farmacológico. Asimismo, puede reducir significativamente otros factores de riesgo cardiovascular asociados como la diabetes.

En los pacientes hipertensos, la reducción y mantenimiento del peso ideal debe ser un objetivo primordial. La meta debe ser llegar a un índice de masa corporal de alrededor de 25 kg/m2. También se perseguirá reducir el perímetro abdominal por debajo de 88 cm las mujeres y 102 cm los hombres.

El riesgo cardiovascular depende también de dónde se localice la grasa, siendo la ubicada a nivel abdominal la más peligrosa para la composición corporal.

Se ha comprobado que por cada 10 kilos de peso ganados se produce un incremento de la tensión arterial de unos 2-3 mm Hg.

Leave a comment