Esta pérdida de peso me ha llevado a tener mucha más calidad de vida, puedo caminar sin problemas y no tengo dolores. Ya no me asfixio y mis analíticas son normales, también ha subido considerablemente mi autoestima.